Logo Derecho - Bann

El ramito de violetas


Félix Arbolí [colaboraciones].-

En estas fechas, hace cuarenta años, que una señora, que amaba mucho a su marido, dejó de recibir un “ramito de violetas” en cada fecha destacada, por parte de un amor platónico y anónimo. Considero emocionante el amor platónico, cuando se sabe que de ahí no pasará. A nuestra protagonista la ilusionaba ese “amor” secreto y nada desleal, puesto que no había ni dirección, ni se establecía contacto alguno posterior.

Le dolía que se acordara de sus fechas más señaladas y su marido las ignorara en muchas ocasiones. No se detenía a contemplar la mirada del marido los días que lo recibía. Siempre he dicho que nuestros ojos expresan la intensidad de nuestros sentimientos y son el espejo donde podemos contemplar el alma.

“El ramito de violetas” fue y sigue siendo una de las canciones que más me han  emocionado y admirado. Es tan romántica, tierna y con final tan maravilloso, que desde que se la oí a Cecilia, su joven autora e intérprete, con esa maravillosa voz y esa bonita cara, pasó a ser una de mis favoritas. Ella siempre fue para mí una especie de ángel que no le hacían falta alas para alcanzar las más difíciles alturas.

Una persona de sus cualidades era un lujo tenerla entre nosotros y por ello, un fatal accidente de carretera se la llevó cuando había escalado a la cumbre de su carrera. Hace  cuarenta años que nos dejó sin su ramo de violetas y pasó a mejor vida la que se supone protagonizó su segundo éxito “Dama, dama”. Nada que ver con la anterior, aunque llevaba el sello inconfundible de su voz. 

Ayer les hablaba de Jose Menese el cantaor sevillano que se nos fue buscando una guitarra celestial y unos palmeros con alas. Hoy me entero por mi compañero y gran amigo Javier de Montini, desde los tiempos en que llevaba la delegación de la revista Lecturas en Madrid. Cuando esta publicación tenía caché y no salían en sus páginas Belenes, “grandes hermanas” que solo conocen en su casa y cuando van a comer o personajes llamados del corazón, aunque sus aventuras tienen otras localizaciones.

LLEGAR ANTES AL FOCO DE LA NOTICIA

Javier era un compañero difícil de superar, pues tenía mucha garra y un buen y seguro  respaldo en su entonces prestigiosa publicación. Puede que a los actuales lectores les guste más este tipo de periodismo indiscreto y a veces, hasta chocante y descarado, polémico al cien por cien.

La sociedad actual es muy distinta de la de mi época y cuando veo a una chica joven, como mi paisana Cristina Reyes Baro, llena de inquietudes, correcta, informada y acertada en su trabajo, me admira y  la considero un prodigio para los que amamos esta profesión casi como a nuestra propia vida.


Lo bueno de nuestros tiempos es que competíamos en llegar antes al foco de la noticia y poder pisarle el reportaje al compañero de otros medios, pero luego éramos excelentes amigos y a pesar de los años transcurridos aún estamos en contacto y en buena armonía, Otra de las muchas virtudes que tiene esta profesión para los que la sentimos muy profunda.

A través de Montini y Agustín Trialasos, otro gran amigo, estoy al tanto de todo cuanto ocurre en ese complejo mundo de las bambalinas y los aplausos, y la decepción y soledad cuando ya no te llaman para actuar. Ya lo dijo el sabio: “Sic transit gloria mundi”.
 

No hay comentarios

Los Comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Por favor al redactar tu comentario sobre EL TEMA, cuida las formas.
No utilices 'copiar y pegar' para grandes textos, ni mayúsculas en exceso. No poner textos en el nombre. No direcciones web externas. Mejor sin abreviaturas SMS. Los comentarios pueden ser borrados (ver Advertencia Legal)
.